7 de noviembre de 2018

Apuntes sobre Venus retrógrado 2018



Como no podía ser de otra manera, Venus y la Tierra guardan una relación cíclica de enorme belleza geométrica: Los puntos de conjunción en cada ciclo sinódico (de 584 días, es decir, el tiempo que lleva que Venus y el Sol repitan el mismo aspecto con exactitud) van marcando los vértices de una bellísima estrella pentacular que se cierra (aunque no completamente) al completarse el quinto ciclo.



También es relevante que cada ocho años -es decir, cinco ciclos sinódicos Sol/Venus- vuelven a encontrarse a muy pequeña distancia de arco de lo que lo habrían hecho en su último encuentro por ese punto de la estrella.

De este modo, una nueva retrogradación cada cinco ciclos nos regala una referencia en el tiempo muy precisa y exquisita en astrología, por supuesto con relevancia también de análisis simbólico; tengamos en cuenta que estas conjunciones se dan con afilada aproximación por signo y por casa en nuestros mapas natales cada ocho años en nuestras vidas.

Si aprovechamos los tránsitos y reflexionamos lo suficiente, permitirá que vayamos descubriendo patrones en nuestros vínculos y valores.

Como ejemplo, tomemos como referencia su actual retrogradación, la fecha y el grado de su exacta conjunción inferior: fue hacia las 11:30hs (ART +3:00) del Viernes 26 de Octubre, a 3°06' del signo de Escorpio.




Si tomamos su previa conjunción por ese vértice del pentáculo, vemos que se dio el 28 de Octubre de 2010, ocho años antes, un poco después de las 22hs (ART +3:00) a exactamente 5°30' del mismo signo. Es decir, a apenas 36' de arco menos de la conjunción presente.



¿Por qué me parece importante la retrogradación de Venus en Escorpio? Porque es un poderosísimo símbolo a la hora de vivir y observar lo caduco y regresivo en nuestros modelos vinculares y cuán vivos pueden estar ciertos complejos infantiles aún en nuestra vida adulta.

Durante una retrogradación de Venus podemos experimentar situaciones que están -a veces alevosamente- fuera de control. Esto, que puede vivirse como muy difícil, es también necesario, como vivencias que nos sugieren detenernos, reflexionar profundamente y luego, en el mejor de los casos, continuar desde una posible transformación de actitudes personales.

En un anterior artículo de este blog, describí la función venusina con algo de detalle:

Venus representa nuestra capacidad de amar, es decir, de incluir a otros en nuestra perspectiva, teniendo en cuenta también (y valorando como propio) aquello que nos diferencia.

Venus rige nuestros gustos. Lo bello, lo deseable y magnetiza experiencias (relaciones) hacia nosotros mediante su poder de atracción y seducción.

Venus representa una parte de nuestra identidad femenina (junto a la Luna) y su ubicación por signo nos ofrece información de cómo expresamos esta función de “atraer” hacia nosotros aquello que nos producirá satisfacción.”

Refleja también características de las características que nos pueden resultar agradables, nuestro "estilo" vincular y en una carta masculina, usualmente, nos brinda información sobre qué tipo de mujer nos seduce, encanta o erotiza.

Venus busca satisfacer el placer sensorio. Por eso muchas actividades venusinas (…) se relacionan con la repostería y la gastronomía (venus rige el sabor dulce), la decoración y la belleza, los adornos, el maquillaje y la cosmética, el cuidado de la estética en todas sus formas, el diseño gráfico, la peluquería y el modelaje, incluyendo el sublime terriorio de las Bellas Artes.”

Se suele -de todos modos- relacionar básicamente a Venus con Afrodita, la belleza, el amor, lo valioso y aquello que nos produce satisfacción y felicidad. Aunque existen otras vetas que se hacen palpables luego de sus conjunciones inferiores, en el momento en que “se convierte” de Venus Héspero, hijo de Eos, la diosa del amanecer, “el lucero vespertino”, a Venus Lucifer o Fósforo, conocida por estas tierras como “el lucero del Alba”, cuando asciende antes del Sol, segunda fase de la retrogradación.

Este cambio de posición nos recuerda a veces crudamente lo idealizado que muchos tenemos en occidente a este planeta y todo lo que representa (sobre todo temas de pareja), si tenemos en cuenta que según los Babilonios era tanto Diosa del Amor como de la Guerra. Es decir, las retrogradaciones de Venus (cada 584 días) pueden dividirse fácilmente en dos momentos distintos de acuerdo a la posición de Venus con respecto al Sol (Hespero-Fosforo).

Las fechas que vamos a tener en cuenta esencialmente son:

3 de Septiembre > Venus ingresa a la pre-sombra (arco zodiacal en donde se producirá cada retrogradación)
6 de Noviembre > estación de Venus Rx – 10° de Escorpio (Hespero)
26 de Noviembre > Venus conjunción Sol (el 27-11 se torna Lucifer-Fosforo)
16 de Noviembre > estación de Venus Dx a 25° Libra
17 de Diciembre > Venus sale del área de post-sombra

Este artículo se publica durante la fase fósforo, simplemente porque me va pareciendo mucho más propicio poder revisar o acompañar antes que anticipar.

En líneas generales, desde el 6 hasta el 26 de Octubre en su fase Hespero se va “debilitando” - pierde brillo durante su retrogradación y aproximadamente 12 días antes de la conjunción inferior Venus ya no es visible en el cielo.- En esta fase (y suele notarse también en los nacidos con Venus-Hespero) usualmente despliega sus dotes más amorosos, reflexivos y receptivos. Refleja el Arquetipo más virginal, tímido, inseguro con respecto a lo nuevo en materia de amor y de valores. Es por esto, que durante las retrogradaciones de Venus, si hay cosas que no han quedado cerradas en vínculos previos, notamos infra-valoración o florecientes inseguridades, algunos sugieren que podrían reaparecer dichas situaciones y hasta físicamente estas personas, puesto a que necesitan un tratamiento verdadero o recordarnos que hay aún cuestiones pendientes. 

Muchas personas ceden (con tal de mantenerse en zonas conocidas y no explorar inciertas posibilidades futuras) a una reconciliación regresiva que probablemente recicle la historia y no proponga demasiado crecimiento, reflexión o mayor madurez emocional.

El 26 de Octubre, Venus hizo conjunción con el Sol. Algunos textos sugieren que los tres días siguientes son muy significativos y delicados. Como Venus se convierte en Lucifer, las características arquetípicas son el polo opuesto al “virginal”. Es decir, desde el 27 de Octubre, Venus estará manifestando más bien su costado menos difundido: mitológicamente también era infiel, posesiva, celosa y hasta vengativa. 

La gente nacida con Venus Fósforo, suele estar en contacto con una mayor propensión a lanzarse a relaciones amorosas de un modo mucho más explícito, firme e hiper-pasional. En este último caso la timidez da lugar a la pasión y una mayor impulsividad.

De modo que desde el 27 de Octubre hasta el 16 de Noviembre, esta energía fosfórica se hace mucho más presente y habrá que tener en cuenta que si existe en nosotros propensión para “pensar menos” a la hora de lanzarse a un amorío, esto puede tener un costo mucho mayor a la hora de completarse el proceso y llevar mucho más dolores de cabeza de lo pensado. 

Salvando las distancias culturales, los babilonios llegaron a recomendar el celibato para las últimas dos semanas de este período (Lucifer); algunos relacionan a Venus con Innana (un "demonio" babilónico) anterior encarnación de Venus. En este momento de la retrogradación, se representa en el cielo ese paso de Innana hacia el inframundo del Gilgamesh y trae, en síntesis, conflictos con su “hermana”. Podríamos relacionar con nuestros propios auto-boicots con respecto a la abundancia material (posible falta de auto-valoración). 

Venus es reflexión, por eso se representa muchas veces como un espejo (el símbolo puede fácilmente analogarse a uno de mano). Esta retrogradación tal vez invite a auto-reflejar aspectos de nuestro psiquismo profundo, enterrado bajo 7 llaves, para poder ser dadas a luz. Obviamente, en Escorpio surgen cosas que poco le gustan al yo, pues proponen muerte y transformación.

En la esfera personal, son frecuentes los testimonios de personas que durante esta fase suele caer en algún irresistible affaire, vínculo posesivo o denodadamente narcisista. Los lazos invisibles que se concreten sexualmente en este momento pueden ser mucho más complejos que una simple noche de pasión.

Pensemos en los potenciales creativos: es un momento perfecto para explorar los gustos y valores, sobre todo el de seres queridos.

No olvidemos que Escorpio hace esencial a un otro como medio de transformación profunda.

Naturalmente algunos sienten esta fase como una pequeña exclusión y mucho menos ganas de salir. 

RetroVenus puede sentirse como una cuarentena o un retiro social (suele hacerlo durante 42 días) por lo cual es un buen tiempo para repreguntar cuánto valor nos damos también a nosotros mismos y -por sobre todo- cuán valioso es darse cuenta de lo que es valioso para otros, por más diferente que sea.

Muchos de nosotros tenemos problemas con la auto-valoración. También, en definitiva, si uno no se valora, es realmente imposible valorar a los demás o permitirse ser valorado con autenticidad, espontaneidad y no tanta intencionalidad oculta o hipocresía. Tarde o temprano será fundamental que hagamos una profunda revisión.


Por último, un pequeño recordatorio: Venus está haciendo su retrogradación en el mismo punto (o muy cerquita) en tu mapa natal, que hace 8 años, exactamente. Ahí donde sos Escorpio. 

Si revisamos el período desde el 4 de Septiembre de hasta 22 de Diciembre de 2010, tal vez encontremos algo para unir con el momento presente.

Espero tengas un provechoso tránsito.


7 de mayo de 2018

El Mito de Quirón y el legado de Joseph Campbell

"Meeting in the Valley"
(Autor Jelena B)

*El Mito de Quirón (clase sobre el “Legado de Joseph Campbell”)


Escribí muchas cosas interesantes sobre la clase sobre el “Legado de Joseph Campbell”: Mito, Símbolo y lo Sacro.


Una de las asignaturas fue formar un grupo relacionado con algún mito que nos atrajese (por cualquier razón), y explorarlo de manera experiencial. En otras palabras, como lo expuso nuestro profesor, “una cosa es estudiar el mito y otra cosa es vivirlo”. 


Esto se debe a que, en la visión de Campbell (y estoy de acuerdo) “el símbolo da lugar al pensamiento”, por ejemplo, las imágenes preceden a la abstracción conceptual de la experiencia. Me gustó el ejemplo que nuestro profesor usó: “piensen en cuando estuvieron en un accidente de auto, o en cualquier otra situación traumática; ustedes están literalmente en ese momento, no están pensando “el vidrio se está rompiendo”, están sintiendo que el vidrio se está rompiendo, que su cuerpo está experimentando éste o aquél trauma o contorsión. La experiencia de ese evento no está separado por ninguna barrera de abstracción intelectual; es un conocimiento muy visceral.” 

Entonces, exploramos este mito creando y representando una obra sobre él y también creando una representación visual acerca de los símbolos del mito que nos atraía especialmente a cada uno de nosotros. Esta tarea encajó muy bien con mi clase "El collage y el proceso creativo", así que usé más técnicas "experienciales" o "basadas en el cuerpo", para crear un collage para la tarea en la clase de Campbell. Descubrí que esto funciona mucho mejor cuando no lo piensas demasiado.


Guau. Fue increíble. Estudié el mito y los análisis del mito, pero hice un esfuerzo concertado para extraer mi propia interpretación, tanto en el contexto de mi propia vida personal, como en el contexto social más amplio en el que me encuentro. Luego, usando el "sentido emocional" (cómo me hicieron sentir las imágenes, en lugar de lo que pensaba sobre ellas) seleccioné imágenes para mi collage sobre el mito de Quirón, el Sanador Herido. Los puse todos juntos, nuevamente sin pensarlo, pero dejando que mi "sentido del cuerpo" coloque las imágenes. Lo hice bastante rápido, después de haberme quedado sin tiempo. Entonces, finalmente apliqué cualquier tipo de "conocimiento racional" al proceso visualmente artístico, e interpreté el collage final en el siguiente ensayo.



El collage tiene el título “Sólo nos desengañamos de aquello que
engañándonos, ya no podía dañarnos.” (T.S. Eliot).


“El engaño de la Inmortalidad”

El mito de Quirón
El legado de Joseph Campbell
Universidad de Antioch, Seattle
28 de Marzo de 2007


El mito griego de Quirón, el sanador herido y la relación de Quirón con el titán Prometeo, está representado en un collage en blanco y negro titulado: “Sólo nos desengañamos de aquello que engañándonos, ya no podía dañarnos.”, que es una línea del poema de T.S. Eliot de 1940, "East Coker". El personaje central del collage es Prometeo, que acaba de huir con el fuego que robó a los dioses del Olimpo, como un regalo para la humanidad. Zeus, el dios de los dioses, prohibió a la humanidad su agencia sobre el fuego, y Prometeo sabía que su regalo ilícito a la humanidad invocaría la ira de Zeus.Mirando hacia atrás en sospecha de los dioses iracundos en el gran cielo -mientras desciende hacia la tierra- Prometeo se encuentra de hecho con una más obscura e incompleta imagen de sí mismo, sosteniendo el fuego y mirando hacia atrás una vez más para detectar a los dioses que pronto lo perseguirán fervorosamente.


De hecho, Zeus encuentra y captura a Prometeo, y maldice al inmortal con el castigo de una eterna muerte diaria bajo las garras de un gran águila, encadenado para siempre a una roca. Heracles, el descendiente de Zeus y una mujer mortal, Alcmena, decidió intentar liberar a Prometeo, pero sólo logró matar al águila que comía diariamente del hígado de Prometeo; sin embargo, Zeus condicionó el castigo de Prometeo a la rendición de la inmortalidad de un ser inmortal, que podría morir por Prometeo y así liberarlo.


Quirón, el más sabio y noble de todos los centauros, era el descendiente mitad caballo - mitad humano de Cronos y la ninfa Fílira. Cronos se había tomado un lujurioso antojo con Fílira y se transformó en un caballo para evitar ser detectado por su esposa, Rea, que pasaba por allí en el momento de la consumación. Fílira se sintió mortificada por el nacimiento del niño resultante, que era tanto mitad bestia como inmortal y le rogó al dios del sol, Apolo, que se llevara a Quirón para criarlo huérfano. El abandono infantil que experimentó Quirón fue su primera herida psicológica. Mucho más tarde, Quirón recibió una segunda herida física de una flecha errante de Heracles que, mojada en la sangre de la Hidra, produjo una herida que nunca sanaría. La segunda herida de Quirón lo convirtió en un inmortal con una lesión no cicatrizante y extremadamente dolorosa.


Por lo tanto, Quirón, el Sanador Herido, eligió liberar a Prometeo de su agonía diaria, ofrecer su propia inmortalidad y finalmente dar muerte a su propio sufrimiento infinito.

Por el autosacrificio de Quirón, Zeus lo ubicó entre las estrellas, desde donde Quirón puede brillar y derramar su sabiduría sobre la humanidad.


Heracles, representación del poder de la mente humana, intelecto o razón, pudo terminar con la experiencia diaria de muerte de Prometeo, pero no liberaralo de sus ataduras.


La hazaña de Heracles sugiere que la comprensión intelectual de la mortalidad no es suficiente para terminar con la ansiedad existencial. Para esto se requiere la renuncia al deseo de inmortalidad y una aceptación de la inevitable muerte y sufrimiento, y refleja la necesidad de humildad como también compasión, tanto para uno mismo como para otros.


El fuego que Prometeo dio a la humanidad como regalo, podría de hecho ser experimentado como una maldición, y en mi opinión, representa la conciencia humana; la capacidad de ser consciente de uno mismo y de “dar forma al Mundo a nuestra semejanza”, ya sea física o psicológicamente, a través de nuestras metáforas, para interactuar con nuestra misteriosa e incognoscible realidad. 

Prometeo, al estar sujeto a una roca por Zeus, (que es sólo su la percepción del "dios de los dioses"), representa la ignorancia de la humanidad. En esta inocente ignorancia, al creer que los "dioses" son algo externo o ajeno a nosotros mismos, la humanidad muere diariamente, viendo sólo nuestra inminente destrucción y alejándonos de la creación eterna que se despliega a nuestro alrededor.

Las dos imágenes de Prometeo, una completa y la otra un fragmento de sí mismo que contempla, son un símbolo del hecho de que nuestra percepción sea siempre autorreferencial, y al seguir buscando una fuente externa de creación y significado, sólo accedemos a una imagen incompleta de nosotros mismos y de todo el Universo. La sabiduría humana, la percepción del Universo como totalidad y nuestro incrustar en él, pueden únicamente llegar a través de un proceso de autoconocimiento y autoconsciencia; para mí, ésta es la mejor prueba empírica de la Unidad de toda la creación.

Prometeo, como el portador de la consciencia, también representa la previsión, y el estar atado por cadenas de ignorancia a una roca, que es simbólica de la Tierra, sugiere que la humanidad es incapaz de prever todas las consecuencias de sus decisiones y elecciones, ya sean personales o colectivas, internas o externas. Prometeo es una representación simbólica de la cultura y la creación del “Árbol del conocimiento” o la concepción humana del “Bien”, que automáticamente produce su polo opuesto el “Mal”, pero estamos para siempre atados a la roca, la Tierra, que es nuestro “Árbol de la Vida”, o las posibilidades a priori de Vida y existencia humana. El “Árbol de la Vida” es misterioso y, en muchos sentidos, incognoscible. Entonces, mientras la cultura existe con el objeto de crear orden desde lo que percibimos caótico, prever el futuro para proveer a la posteridad y así mantener la salud de nuestra especie, las inescrutables complejidades de las relaciones que hacen posible la Vida en la Tierra, hacen imposible controlar por completo nuestras realidades biológicas.

Heracles, como intelecto o razón, no es capaz de romper las cadenas de la ignorancia, como el mito claramente relata, porque, por ejemplo, en nuestro intento de reparar o arreglar “astutamente” todas las malas consecuencias de lo que había parecido una buena elección, solamente alimentamos un circuito continuo de retroalimentación basado en la elección original, generando más y más consecuencias. 

Sólo con la agencia de la Compasión, que guarda un estrecho correlato con la humildad, podemos ver y reconocer todas las consecuencias de nuestros actos e intenciones, en lugar de únicamente confiar en nuestra concepción del “Árbol del Conocimiento” o aprendizaje cultural, causa que nos lleva a aceptar o rechazar ciertos resultados quizás no intencionados, pero que nunca podríamos haber predicho. 

El acto compasivo de Quirón demostró que es una aceptación valiente de la muerte y el sufrimiento, mediante un descenso directo a las "heridas de la conciencia", la que liberará a un individuo de su sufrimiento. Y la disposición de Quirón a morir por la liberación de otro de su sufrimiento, ilustra el hecho de que el verdadero Coraje nace del Amor y se manifiesta como Compasión. En posesión consciente de Amor, Coraje, Humildad y Compasión, la humanidad está capacitada para participar plenamente en el eterno despliegue de la Creación en la que tenemos la bendición de existir y que de hecho co-creamos. 

A través de estos medios, podríamos claramente ver nuestros fines, ya sea al planear un objetivo último o el ir reconociendo simplemente las consecuencias de nuestras acciones e inacciones, permitiéndonos verdaderamente aprender y madurar como individuos y como sociedades humanas, porque en nuestra imperfección, subyace nuestra Perfección.

En el collage, los ojos de Prometeo también apuntan hacia una representación antigua de un sistema solar geocéntrico, que representa la existencia de correlaciones entre los arquetipos astrológicos y los eventos aquí en la Tierra.

La ubicación de la Tierra en el centro del sistema solar es profundamente simbólica de cómo la humanidad experimenta los arquetipos como si la Tierra, o incluso un ser humano individual, fuera el punto central de todo significado en el Universo. Este antiguo modelo de sistema solar geocéntrico también presenta a Saturno como el planeta más externo de nuestro sistema planetario, aunque ahora sabemos que más allá de Saturno se encuentran Urano, Neptuno y Plutón. Por lo tanto, esta imagen ilustra la falta de autodescubrimiento de la humanidad moderna, ya que esos tres planetas más externos encarnan arquetipos muy poderosos, centrales en la dimensión emocional y espiritual de la existencia humana. 


En astrología, el arquetipo psicológico de Zeus está encarnado en el planeta Júpiter. El arquetipo de Quirón está encarnado en un planetoide, que se denominó sincrónicamente "Quirón" después de su descubrimiento en 1977. Incluso el arquetipo de Prometeo está presente en nuestro sistema solar, encarnado en el planeta Urano. Carl G. Jung notó que la astrología de la antigua Grecia "representa la suma de todos los conocimientos psicológicos de la antigüedad" (citado en Tarnas, p.62), y cuando se combina con nuestros entendimientos científicos modernos, revela que "los dioses" no están, de hecho, en algún lugar "allá afuera" o alienados y separados de la humanidad sino más bien, la humanidad misma es la constelación de "los dioses". 

La desconexión moderna del reino divino o transpersonal ha sido un tema recurrente a lo largo de mi vida. Sufro las "heridas de la conciencia" tanto como cualquier otra persona, y apenas encuentro apoyo en mi cultura y sociedad para ningún tipo de auto-reconciliación y curación. En todo caso, mi cultura busca producir angustia existencial, en el impulso de consumir el mundo, que es representativo del buffet más grande de la negación de la muerte y el sufrimiento que la Tierra haya presenciado alguna vez. Al rechazar lo efímero de nuestra existencia y su naturaleza tenue, hemos llegado a rechazar la vida concibiéndola como imperfecta, eligiendo en su lugar la muerte, en toda su perfección y certeza. Yo también estuve entre los Walking Dead (zombies) de mi sociedad, aunque era consciente y me rebelaba contra todo ello, a mi manera. Pero he descubierto que oponerse a algo no es lo mismo que defender algo.

En todas partes del collage hay personas paradas en lo alto de la escalera de sus Almas, aisladas de "los dioses" y de su propia existencia. En pedazos, se unen lentamente en seres humanos completos, a través del descenso a sus propias profundidades internas, donde encontrarán su propia medicina, su propia integridad, su propia santidad.

Actualmente estoy experimentando un renacimiento, debido a mi propio descenso a mis profundidades interiores, donde acechan tantas heridas que debería perder la cuenta. Es fascinante que la auto-reconciliación ha venido a menudo a través de una segunda herida, ya sea una repetición de la sustancia del mismo evento escarificador, o por el dolor de enfrentar lo que no acepto de mí mismo. Sin lugar a dudas, la única forma en que incluso me he podido enfrentar es a través de la más profunda compasión por mí mismo, y experimentar y sentir todo el dolor y la tristeza con mi corazón, en lugar de simplemente nombrarlo o reconocerlo con mi mente.


Disfruté de un miedo típico a la muerte hasta hace aproximadamente un año, cuando ciertos fenómenos psico-espirituales estallaron dentro de mí con vigor. Entonces fui testigo de cómo mi miedo a la mortalidad se transmutaba en un temor a que se me impidiera cumplir el deseo de mi Alma, a través de una muerte prematura. Como T.S. Eliot observó astutamente: “Sólo nos desengañamos de aquello que engañándonos, ya no podía dañarnos.” Ha sido solo a través del cultivo y mantenimiento de la compasión por mí mismo, que se traduce en compasión por todo el Universo, lo que ha vencido al miedo en sí mismo. Sé que lo que es esencialmente "yo" es inmortal, debido a ciertas experiencias inefables y enteramente subjetivas (que, como tales, no son falsificables), pero incluso este conocimiento somático y finalmente racional no podría proporcionar la valentía que necesito para poder Ser quien Soy.


Entonces, aunque puedo ser desengañado de mi inmortalidad definitiva, incluso este sólo conocimiento no puede liberarme del sufrimiento psicológico. Por lo tanto, he descubierto que el Ser verdadero en última instancia significa Compasión. Los diversos relatos de las nobles hazañas, la generosidad y el gran corazón de Quirón, y su máximo sacrificio por la vida de otro, deletrean la Compasión del Ser, que estoy eternamente agradecido de haber comprendido; quizás otra vez por centésima vez. Y tal vez la inmortalidad de Quirón combinada con una herida dolorosa y que no cicatriza es una descripción de la naturaleza de la experiencia humana de la reencarnación, el ciclo interminable de nacimiento y muerte. En cuanto a la composición de mi collage, me gustaría señalar que elegí usar imágenes en blanco y negro porque parece que los arquetipos son como patrones "blanco y negro", que la humanidad misma debe vivificar en toda nuestra diversidad multicolor y caleidoscópica.


La persona que baja la escalera es un monumento escultórico de tamaño natural a las víctimas del régimen comunista de la antigua Checoslovaquia, en un parque en la capital de Praga, y podría ser una declaración en protesta por la imposición de más "-ismos "sobre la humanidad". Todos los "ismos" confeccionados con arrogancia simplemente representan el intento de aventajar esas miríadas de "imperfecciones" de la humanidad, a fin de perfeccionar la creación. No hay nada acerca de la humanidad para "salvar", y no necesitamos rescatarnos de nuestra propia existencia, como lo confirmarían estos "ismos" jerárquicos, como el capitalismo, el comunismo, el racismo y el heterosexismo. Necesitamos encontrar nuestra fe y creencia en la humanidad, que automáticamente se extiende a toda la creación, para encontrar nuestro camino hacia la plenitud y la auto-reconciliación. Dado que el colectivo no puede "hacerlo solo", se deduce que los viajes individuales iluminarán el camino hacia Prometeo, esa humanidad siempre ignorante, robando el fuego de los dioses por segunda vez.



BIBLIOGRAFIA


Tarnas, Richard (2006) “Cosmos y Psique: Indicios para una nueva visión del mundo.” New York, NY, Viking.



---- ° ----

* NOTA DEL TRADUCTOR: Este ensayo es una traducción que hice de autor desconocido, con una interesante propuesta para el trabajo vivencial/creativo con la mitología.

FUENTE

https://cmelak.livejournal.com/139526.html




27 de marzo de 2018

Nuevo ciclo solar | 2018

¿Fin de semana salvaje? Vivimos los primeros soles del nuevo ciclo astrológico con aspectos de altísima tensión. Mercurio y Júpiter retrógrados, Venus en cuadratura Plutón a punto de encontrarse con Urano en Aries y Marte que se acerca a la conjunción con Saturno. En este video te comparto mis impresiones. También te invito a revisar un artículo anterior para reforzar el tema Marte-Saturno. Refiere al inicio del ciclo anterior (Agosto de 2016) pero el texto es afín al ciclo nuevo.